Photo: Leon Hernandez / Wikimedia Commons

Colombia
Noticias

Colombia enfrenta el desafío de proteger la vida y prevenir las agresiones contra personas defensoras de derechos humanos

Organizaciones nacionales e internacionales enviaron una carta al nuevo gobierno de Colombia con tres recomendaciones para prevenir los crímenes y mejorar la situación de seguridad de las personas defensoras de derechos humanos.

El nuevo gobierno asumió la presidencia el pasado 7 de Agosto y con ello se abre una oportunidad histórica y sin precedentes para frenar las dinámicas de violencia contra las personas defensoras de derechos humanos en Colombia. Para las organizaciones nacionales esta transformación será posible en tanto exista un compromiso para la implementación de los mecanismos establecidos en el Acuerdo de Paz y un cambio hacia una política de seguridad eficaz, con presencia integral en los territorios.

La alarmante cifra que deja la administración saliente corresponde a más de 900 personas defensoras de derechos humanos asesinadas durante los últimos cuatro años y 107 tan solo para el año en curso, según los datos de la organización INDEPAZ. Desde ISHR, junto con organizaciones internacionales y nacionales, animamos los diálogos participativos y el acompañamiento en las reformulaciones necesarias para garantizar un entorno propicio para la defensa de los derechos humanos y la rendición de cuentas de los crímenes contra ellos.

Lea aquí el comunicado.

 

 

Related articles

Los mecanismos de las Naciones Unidas deben permanecer en el foco de la política exterior sobre Venezuela

En 2019, un grupo de Estados latinoamericanos y Canadá lideró una apuesta exitosa a favor de que las Naciones Unidas establecieran un mecanismo de investigación independiente sobre Venezuela en respuesta a la crisis de derechos humanos en el país. Durante los últimos años, la Misión ha sido un mecanismo clave en el marco de un sistema de organismos internacionales complementarios proporcionando una visión del cambio necesario para erradicar la impunidad y prevenir futuras violaciones sistemáticas a los derechos humanos. En este momento, a pocas semanas para que expire el mandato de la Misión, los Estados de la región deben asumir el liderazgo de un proceso que garantice la continuidad de su labor preventiva, especialmente ante la incertidumbre de un proceso electoral presidencial.