Women holding poster. © Photo: Madres en Acción / facebook

Perú
Latin America & Caribbean
Noticias

Perú | ISHR cuestiona el uso de la ley de marcas para violar los derechos de las personas defensoras de los derechos humanos

Ante la apropiación de su nombre, la ONG peruana Madres en Acción se ha defendido, presentando una acción legal para recuperarlo. En un informe amicus en apoyo de la acción, ISHR argumenta que el derecho de marcas se está utilizando para atacar a las personas defensoras y esto debe parar.

En respuesta a que su nombre ha sido protegido por derechos de autor y utilizado para difundir mensajes contrarios a la misión del colectivo y con el fin de recuperar su nombre, la ONG peruana Madres en Acción ha presentado una acción legal para anular los derechos de autor ante la autoridad peruana responsable de los derechos de propiedad intelectual (INDECOPI).  ISHR se complace en haber presentado un amicus en apoyo, buscando convencer a la autoridad peruana de que este caso va más allá de la propiedad intelectual, se trata de la protección de las personas defensoras de los derechos humanos.

El colectivo Madres en Acción ha luchado por defender y abogar por la igualdad de género en Perú desde julio de 2018. En un intento de restringir las actividades del colectivo, en julio de 2019 Francisco Javier Pacheco Manga registró el nombre ‘Madres en Acción’. Tras registrar el nombre, comenzó a utilizarlo para promover opiniones totalmente opuestas a las que sostiene el colectivo de derechos humanos.

Pacheco es miembro del grupo ultraconservador “Padres en Acción” y ex candidato al Congreso en 2020 por el Partido Solidaridad Nacional, un partido político conservador de Perú. Teniendo en cuenta sus antecedentes, está claro que las acciones de Pacheco tenían una motivación política. Al registrar los derechos de autor del nombre “Madres en Acción”, Pacheco no sólo ha impedido que el colectivo lo utilice, sino que ha asociado el nombre con mensajes que van en contra de su creencia fundamental en la igualdad de género.

Los ataques de Pacheco no se detuvieron con los derechos de autor, sino que también envió un mensaje exigiendo que el colectivo dejara de usar el nombre, incluyendo en el mensaje imágenes de la casa del destinatario que estaban claramente destinadas a intimidarlo.

Para reclamar su nombre y derechos conexos, el colectivo inició un proceso judicial ante el INDECOPI, solicitando la nulidad del registro de este nombre por parte de Pacheco como marca industrial.

El amicus de ISHR presenta dos puntos críticos. En primer lugar, establece la nulidad del registro de Pacheco por considerar que se confundiría con el grupo que ya lleva ese nombre y que se hizo de “mala fe”. El conocimiento previo por parte de Pacheco del uso del nombre por parte del colectivo, el hecho de que el colectivo se vería perjudicado por el derecho de autor y la intimidación de Pacheco al colectivo al exigirles que dejaran de usar el nombre, son claros indicios de mala fe.

En segundo lugar, el amicus de ISHR hace hincapié en las obligaciones nacionales, regionales e internacionales de Perú de proteger el derecho a defender los derechos y la libertad de asociación, tal y como se reconoce en (entre otros) la Declaración de la ONU sobre los Defensores de los Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Protocolo para garantizar la protección de los defensores y defensoras de derechos humanos. El registro del nombre por parte de un tercero, que impidió al colectivo operar regularmente con el nombre por el que era bien conocido e identificable, constituye una violación de estos derechos.

Desgraciadamente, el Tribunal de Primera Instancia rechazó el caso presentado por Madres en Acción sin tener en cuenta, aparentemente, el amicus de ISHR. El caso está ahora pendiente ante el Tribunal de Segunda Instancia, y el amicus del ISHR sigue sin ser reconocido.

La asesora legal del ISHR, Tess McEvoy, señaló que el hecho de que Madres en Acción sea una organización de derechos humanos que promueve los derechos de las mujeres es clave en el caso.

 “Esto no es sólo una cuestión de derechos de autor, también se trata de restricciones y ataques a las defensoras de los derechos humanos, y al derecho a proteger los derechos, como el derecho a la igualdad de género y a la identidad”, dijo.

Mientras el Tribunal de Segunda Instancia examina este caso, los derechos de las personas defensoras de los derechos humanos peruanas y de los grupos marginados que representan penden de un hilo.

‘Instamos encarecidamente a la Corte a considerar el amicus del ISHR, a tener en cuenta las cuestiones que presenta, y a cumplir con su obligación de proteger los derechos de las personas defensoras de los derechos humanos permitiendo que el colectivo vuelva a utilizar el nombre con el que han estado trabajando por la igualdad de derechos,’ agregó McEvoy. 

Related articles

CDH47 | La detención arbitraria de personas defensoras venezolanas sirve de telón de fondo al diálogo con la Alta Comisionada

Con la detención arbitraria de otras tres personas defensoras en los últimos días, una vez más se pidió al Consejo de Derechos Humanos que hiciera más para presionar a Venezuela y permitir que se escuchen las voces disidentes en el país. La sociedad civil independiente contribuye de manera decisiva a la construcción de sociedades basadas en el respeto de los derechos humanos.