Raquel Zapien, periodista mexicana. Crédito: Johana Mendoz/ Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR).

México
América Latina y el Caribe
Opinión

La periodista Mexicana Raquel Zapien: el periodismo local es esencial en la lucha para defender el medio ambiente

Raquel Zapien, periodista mexicana enfocada en el medioambiente y Directora de ‘Son Playas', habla sobre el trabajo vital que realizan los periodistas locales para defender los derechos humanos y los graves riesgos a los que se enfrentan en el ejercicio de sus actividades.

Raquel Zapien Osuna, originaria de Sinaloa, México, es la Directora de ‘Son Playas’, una plataforma digital especializada en periodismo ambiental local. Reciente participó en el Primer Foro de Defensores de Derechos Humanos en América Latina y el Caribe, celebrado en Quito Ecuador donde conversó sobre el crucial rol de los periodistas ambientales.

El Foro se realizó en el marco del Acuerdo de Escazú, el cual requiere que los gobiernos posibiliten el trabajo de los defensores ambientales, además de prevenir e investigar los ataques en su contra. ¿Cómo puede lograrse esto? ¿cuáles son los riesgos a los que se enfrentan? Las siguientes son preguntas destacadas de lo afirmado por Raquel:

‘Me parece que el periodismo puede ayudar a que el Acuerdo de Escazú sirva de apoyo a las personas defensoras de los derechos y el medio ambiente. ¿por qué el periodismo? ¿por qué en un evento como este tendríamos que hablar de periodismo? Porque para empezar el trabajo de las y los periodistas sirve para que las personas puedan hacer efectivo su derecho a la información, y esa información sirve de incentivo a las acciones colectivas, y sin acciones colectivas no existe un verdadero cambio; el periodismo ayuda a hacerlos visibles; contribuye a un bien común, uno que está siendo limitado, acallado y violentado de múltiples maneras. Estas restricciones y agresiones en contra de los periodistas tienen un efecto directo y negativo en las personas, efectos que a veces no se ven, o no se conocen.’

Asesinatos y ataques en contra de periodistas

‘En México 157 periodistas han sido asesinados desde el 200, en posible relación a su labor. Solo en 2022 36 periodistas han sido asesinados en México. Es menester resaltar que además de los asesinatos, decenas de colegas que han sido desaparecidos, desplazados, que han tenido que dejar sus familias, sus hogares, huyendo de la intimidación y de la violencia que los y las persigue en México y toda América Latina’. México es uno de los países más peligrosos y mortíferos para ejercer el periodismo.

También es un lugar mortal para los defensores del medio ambiente. Global Witness documento el asesinato de 1733 defensores ambientales en todo el mundo en la última década, 154 de ellos en México.

Periodismo local: imprescindible y precario

‘Quisiera poner especial énfasis en los riesgos que enfrentan los y las periodistas de localidades pequeñas. Quisiera hablar por los y las periodistas de a pie, quienes recorren colonias, poblados, los que tienen contacto directo con las problemáticas locales y con la gente’. 

Ser periodista implica una gran responsabilidad y también implica muchos riesgos, los cuales aumentan si eres periodista local y cubres comunidades pequeñas. El riesgo es más alto aun si cubres noticias relacionadas con el medio ambiente, porque sabes detrás de estos temas hay muchos intereses políticos y económicos.

A los periodistas locales – nos encuentran más fácilmente en la calle, en el mercado, en la escuela con nuestros hijos, en nuestras casas. En el ámbito local también sentimos los efectos de los discursos de odio, el descrédito y la estigmatización, todos pronunciados y promovidos por aquellos quienes están en el poder. Nosotros, los periodistas ambientales locales somos es el eslabón más débil, por eso hoy, hablo en nombre de mis colegas y mío propio.

Hay otra sombra que amenaza a quienes nos dedicamos al periodismo. Esta quizás es la mayor amenaza de todas: la precariedad. No contamos con los recursos para dar cobertura, para trasladarnos, a veces ni siquiera para hacer una llamada telefónica. No hay apoyos para investigar, o son muy pocos e insuficientes.

Esta precariedad se ha normalizado. No solo limita nuestro alcance, sino que tiene un impacto sobre la calidad de la información que podemos proporcionar a las personas. Por todas las amenazas que enfrentamos, en mi país, y particularmente en mi estado hay zonas de silencio donde ningún periodista opera por los riesgos que correría; donde ningún periodista amplifica la voz de las comunidades del altiplano por los riesgos a los que se enfrenta, donde no hay  garantías para que los periodistas trabajen libremente para que los defensores puedan abogar por el medio ambiente.

Un llamado por un periodismo local mejor protegido

‘Me parece que hoy más que nunca en la historia de la humanidad necesitamos más y mejor periodismo; nos urge un mejor periodismo ambiental en este contexto de crisis, y en especial, necesitamos más, mucho más periodismo ambiental local porque este puede ayudar a aterrizar todos esos temas que parecen complejos, lejanos y difíciles de entender. A través del periodismo muchas problemáticas ambientales pueden ser comprendidas mediante lo cotidiano, a partir de lo que las personas viven en el día a dio. Es ahí cuando el periodismo local genera empatiza y hace clic con las audiencias. Es por ello que el impacto del periodismo ambiental puede ser mayor.’

Es esencial proteger a los defensores del medio ambiente, pero también urge proteger a los mensajeros y mensajeras, concluye.

Related articles